El coste del bordado es más elevado que el del resto de tecnologías de marcaje; no obstante, es la técnica que ofrece más durabilidad y, según el objetivo promocional, un mejor acabado.

El precio solo se puede determinar a partir del tamaño y los colores del bordado, puesto que éste depende de la cantidad de puntadas de hilo necesarias para realizar el marcaje.